Oda a un amor intrascendental

Iba caminando con la cabeza baja, precisando continuar pateando la misma piedrita que ya venía tropezando con el pié desde hacía un rato, cuando de repente se me atravesaron otro par de pies que detuvieron mi caminata. Eran los más hermosos pies que alguna vez había visto. Estaban anidados por las más hermosas sandalias, cuyas delgadas tiras de cuero rodeaban los pies cual abrazo tierno y amoroso, que resaltaba la majestuosidad de su figura y porte, el epítome en carne viva de la más flagrante belleza que haya existido. Las uñas de sus dedos estaban cuidadosamente decoradas con un esmalte brillante y encendido, y a la vez sutil y recatado, que hacía un juego perfecto con la composición de aquellas estatuillas de ámbar. La piel de aquellos pies era dorada como ninguna, tenía la dosis justa y perfecta de melanina que haría a cualquier piel morena enverdecer de la envidia. Nada en ellos mostraba señal alguna de fatiga, sus curvas hermosas que iban desde el talón a los dedos reposaban sensualmente sobre la suela de una sandalia, que bien podría parecer como caminar en una nube. No podría alcanzar mi imaginación jamás siquiera acercarse a dibujar la clase de cadencia y suntuosidad con la que aquellos pies debían moverse. ¿Un ritmo sincrónico quizás? ¿O a lo mejor a un compás arrítmico, que sólo le pertenecía a aquel par de gemelos angelicales? La tierra nunca se había sentido tan extasiada de tener tan hermosas esculturas pisándola, conectándose con ella con cada paso que daban. Tanto placer sentiría la tierra por seguir sintiendo el ritmo de sus pasos sobre su superficie caliente, que estiraba su abdomen cada vez que aquellos pies salían a caminar, para hacerles más largo el camino y más lejano el final de la caminata. Era tal el espacio que ocup…-

– ¡SEÑOR! ¡HEY! ¡Aquí arriba!

-¿Si?

-Le pregunté si sabía donde quedaba un cajero automático por aquí.

-No tengo la más mínima idea señorita.

-Gracias…Viejo idiota.

Y así se fueron. Menos mal que aun me queda la piedrita.

Anuncios

2 Responses to Oda a un amor intrascendental

  1. Diego dice:

    Grandioso!

    Me gusta

    • SyMarsh dice:

      jajajajajajajajajajajajajajajjajajajajajjaja WOW me encantó!!!! demasiado genial!!!! jajajajaja no puedo parar de reir!! que agradable este texto, este si que sería uns visión fetichista perfecta!

      Seguiré husmeando en tu blog mi querido Martín!

      by

      Iris (=

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: