Así que ESTO es un blog…

06/05/2009

Si ya lo sé. He llegado un poco tarde a la fiesta. A estas alturas hasta un infante sabe lo que es un blog. De hecho, probablemente sepa mejor que yo como manejarlo. Esto es un poco menos sencillo de lo que aparenta. O en dado caso, bien se puede decir que es algo abrumador. Sin embargo hay millones de blogs en Internet.

Y la razón de esto es bastante sencilla. Aunque los procesos a los que nos someta la tecnología sean aun complejos para muchos, vale más que esas dificultades lo que se tenga para decir. Yo podría considerarme un poco “Techie“, y aun así esto del blog me da un poco de miedo. Eso de ponerse a uno mismo en el medio de una autopista vasta y anchísima que se conduce a velocidades exponenciales no es nada fácil. Es montarte en tu Chevette para conducir en la Autobahn. Es tratar de competir con los más grandes desde tu pequeña plataforma. Es entrar a tientas a un juego en el que muchos otros han tenido tiempo para perfeccionar sus técnicas.

Por otro lado es exponer tus más hondas emociones y percepciones de la vida. Después de todo un blog es un diario. Una mise en abyme de nuestra propia vida, en nuestra propia vida. Todo esto, y por si fuera poco, en Internet. Hacer una exposición con tu cara y tu firma de tus profundidades ante el público más multitudinario, anónimo y global que pueda existir. Más sencillo, imposible.

Sin embargo, la literatura, que es gran parte de mi vida, es capaz de esto y mucho más. Hace algún tiempo se valoraban y tenían preciados unos objetos antiquísimos y maravillosos llamados “libros”, y en estos yacía la única posibilidad del ser humano de hacer esto que nosotros hacemos cada día en un blog. Cientos de seres humanos dedicaron su vida a construir imágenes, relatos y críticas con palabras, y nos legaron un imaginario brillante y hermoso que comprende el conocimiento verdaderamente profundo del ser humano, que no es otro que el del alma. Eso mismo, aunque de maneras tecnológicamente avanzadas y a la vez muy rudimentarias (¡La paradoja!), es lo que hacemos ahora.

Al menos eso es lo que quiero para mi blog. Al menos eso es lo que quiero creer de nuestra época. Quizás lo que nos haga falta no sea escribir, porque ya sabemos que de eso hay mucho, sino la calidad de esa escritura; que no se basa en un estilo en particular, que no es materia de la gramática ni de la estructura. En su lugar se basa en la capacidad que tengamos de explorar en las anchurosas y oscuras profundidades de nuestra alma. Esto no es falsa emotividad (Emo) ni Filosofía. Los primeros son los más atemorizados por la oscuridad. Los segundos alzan tan alto la luz del conocimiento pragmático que nunca serán capaces de acercarse a esa oscuridad.

Pero para concluir, es necesario decir que aunque el alma sea profunda y oscura, puede ser muy divertido, excitante y enriquecedor explorar esas oscuridades. Exponerse ante el mundo es lo que hacían los grandes escritores. Su tarea era servir de canal de transmisión del conocimiento ancestral y arquetipal del alma humana. Dejar que la musa hable a través de sí. Perder el miedo es el primer paso. Yo ya empecé por escribir un blog. ¿Tú que has hecho?

Anuncios